Según Blix, los Estados Unidos deberían fragmentar el plan de misiles de defensa

Por: Jeff Sallot,
Globe and Mail Update,
31 de Mayo de 2006.

OTTAWA – Hans Blix, ex-inspector de armas de las Naciones Unidas y alto comisionado (blue-ribbon) de los Estados Unidos dice que se debería detener el despliegue del sistema de defensa anti-misiles y concentrar, en su lugar, unas medidas para el control de armas.

En un informe que se presentará ante las Naciones Unidas el Jueves, el Sr. Blix y la Comisión sobre Armas de Destrucción Masiva advierten que los sistemas de defensa anti-misiles como el que está siento construido por los Estados Unidos, amenazan la paz y la seguridad global.

El despliegue de dichos sistemas “alienta y amenaza la creación y empeoramiento de la carrera armamentística”, según el informe final de la comisión.

El Señor Blix, Presidente de la Comisión, fue el Jefe de los Inspectores de Armas en Iraq
antes de la invasión de los Estados Unidos. Su recomendación de permitir a los inspectores más tiempo para tratar de encontrar armas de destrucción masiva fue ignorada por el Presidente de la Administración George W. Bush, que ahora admite que no existían dichas armas.

Este nuevo informe, muy probablemente, recibirá una muy buena acogida en Washington también. El Señor Bush creó el despliegue del sistema de defensa anti-misiles como una prioridad, al comienzo de su administración.

Algunos sistemas de misiles inter-ceptores en tierra (misiles destinados a derribar ataques de misiles balísticos) han sido instalados desde entonces en alaska, aunque su fiabilidad ha sido cuestionada por una agencia independiente del Congreso de los Estados Unidos.

La Comisión Internacional del Señor Blix, la cual incluye a William Perry entre sus 14 miembros, un ex-secretario de Defensa de los Estados Unidos sugiere que en lugar de tratar de construir un escudo de defensa anti-misiles, los Estados Unidos deberían negociar nuevos tratados para eliminar las amenazas de los misiles balísticos.

Según la Comisión, el Tratado sobre el Espacio Exterior que cumple ya 40 años que, prohibió las armas nucleares en el espacio después de que los Estados Unidos realizarán pruebas allí, debería ser ampliado para cubrir cualquier tipo de arma basada en tecnología espacial.

Mientras tanto, los Estados Unidos y cualquier otro país que tenga la intención de desplegar un sistema de defensa anti-misiles debería retraerse de realizar ningún tipo de prueba en contra de ningún objeto o objetivo en el espacio, desde ninguna plataforma en tierra ni en el espacio.

En la pasada década, el Pentágono ha gastado billones de dólares investigando armas basadas en tecnologías espaciales, incluyendo el posible desarrollo de cañones de láser de alta intensidad, en órbita.

El anterior gobierno liberal en Ottawa, se dirigió a Canadá en su intención de no participar en el programa de defensa anti-misiles de los Estados Unidos, relacionado con las armas basadas en tecnologías espaciales. El Primer Ministro Stephen Harper y los demás Ministros Conservadores han dicho que al mismo tiempo que no participarán en la defensa de misiles deberán considerar cualquier propuesta concreta por parte de Washington.

La Comisión del señor Blix, la cual fue financiada por el Gobierno de Suecia y en parte por la Fundación Simons basada en Vancouver, también dijo a los Estados Unidos, Rusia y los demás estados nucleares que deberían asumir sus obligaciones para eliminar todas éstas armas de destrucción masiva.

El Tratado de No-Proliferación requiere que los países, eventualmente se des-hagan de todas sus armas nucleares, aunque los esfuerzos por el desarme han sido instaurados en los últimos años sin que hayan sido afectados desde el final de la Guerra Fría, a principios de los años 1990.

Todos los países deberían comenzar a planear una seguridad sin armas nucleares y comenzar a des-hacerse de sus arsenales.

La doctrina nuclear de los Estados Unidos, instaurada hace apenas tres meses, dividió los procesos con las Naciones Unidas acerca de la autorización en los sistemas de auto-defensa.

La doctrina de la administración Bush deja abierta la posibilidad de utilizar armas nucleares para, de manera preventiva, destruir el arsenal de otro país. Los oficiales de los Estados Unidos ha dicho que desean mantener dicha opción en el caso de que el Norte de Korea o Iran, desarrollen armas nucleares.

El informe aclara que cualquier país que disponga de armas nucleares provocará las mismas intenciones en el conjunto de países que no las poseen.

http://www.theglobeandmail.com/servlet/story/RTGAM.20060531.wblix0531/EmailBNStory/International/home

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s