NASA se prepara para bombardear la Luna!

TELEGRAPH NEWS VIDEO AND ARTICLE
La NASA se prepara para bombardear la Luna – Telegraph (Extracto)

Científicos de la NASA se preparan para el lanzamiento de una misión espacial desde Cabo Cañaveral, que portará un misil que, tras impactar contra la superficie de la Luna, abrira un profundo agujero.

El objetivo es comprobar si existen trazas de agua que puedan ser reveladas debido a la disrupción causada por el tremendo impacto. NASA analizará la nube de restos causada por la explosión, en busca de cualquier signo de vapor de agua.

Los científicos esperan que el impacto levante una enorme nube de polvo, gas y vapor de agua que alcanzará al menos los 10 kilómetros; siendo así visible desde la Tierra.

Si la búsqueda es satisfactoria, podría proveer de suministros vitales para una futura base lunar. La luna es en su mayoría un desierto seco, aunque se podría encontrar hielo bajo algunos cráteres que nunca ven la luz del sol.

El satélite no-tripulado de reconocimiento y observación de cráteres lunares (LCROSS, por sus siglas en inglés), lanzará un cohete Centaur contra la superficie, a dos veces la velocidad de un proyectil balístico pequeño.

Una nave acompañará la misión, restando en órbita lunar durante un año, en busca de posibles localizaciones para un alunizaje de astronautas. El “Lunar Reconnaissance Orbiter” estará al menos un año creando el más minucioso mapa lunar creado hasta la fecha.

La nave será la primera aeronave estadounidense que realice el viaje hasta la luna desde 1999.

Los astrónomos han teorizado durante mucho tiempo que, cometas portaron agua a la tan árida luna y considerada carente de vida durante billones de años.

En los últimos años, al menos dos naves espaciales recogieron signos de la presencia de agua, al detectar pistas de hidrógeno y oxígeno -cómo constituyentes del agua- en estado sólido, en lo profundo de los recesos más oscuros de cráteres alrededor del polo norte y sur de la luna.

(…)

Anuncios

Expertos de China advierten de la expansión de la carrera de armamentos en el espacio

Lunes 2 de Junio, 2008
Por: Chris Buckley

PEKíN (Reuters) – Los expertos militares de China advierten de la expansión de la carrera armamentista en el espacio, mientras Pekín así cómo otras potencias rivales buscan contrarrestar las ambiciones estadounidenses de dominar los cielos.

Los EE.UU. y otras naciones occidentales han criticado los esfuerzos de China para establecer su presencia en el espacio, especialmente tras la prueba de Enero de 2007 cuando China derribó uno de sus satélites ya obsoleto.

Pero en un libro publicado por la asociación dirigida por el gobierno, Control y Desarme de Armamentos de China, dos expertos de la Armada de Liberación del Pueblo dijeron que la oferta de Washington por fortalecer su dominación de la seguridad en el espacio presiona a Pekín así cómo a otras potencias, a la competición e incluso a la confrontación.

“La confrontación estratégica en el espacio es difícil de evitar. El desarrollo de fuerzas en el espacio ultraterrestre denota signos de que la emergente carrera armamentista en el espacio agrandará su poder,” según escribió Wu Tianfu, perteneciente al Colegio del Segundo Comando de los Cuerpos de Artillería. Dichos Cuerpos, controlan el arsenal nuclear de China.

“Podemos decir que la armamentización del espacio ultraterrestre…. es ya imparable.”

Diplomáticos Chinos han dicho repetidamente que requieren de reglamentos internacionales más fuertes para evitar una muy costosa y des-estabilizadora carrera armamentista en el espacio. Pero el análisis del PLA sugiere que al menos algunas de las fuerzas militares de China se sitúen ante una perspectiva para dichos esfuerzos y crean que su país deba prepararse para una escalada de rivales.

“En un no muy lejano futuro, el espacio ultraterrestre ciertamente se convertirá en un escenario para la confrontación entre países,” según escribió Xu Nengwu, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de la Defensa Nacional. No obstante, reclamó que se requieren urgentes esfuerzos para detener la armamentización del espacio.

Xu añadió que, “Los ideales compartidos o las normas morales necesarias para crear una cooperación en asuntos de seguridad en el espacio ultraterrestre, son muy difíciles de formar en un plazo corto de tiempo”.

Las alertas surgieron tras una evaluación anual de las tendencias globales publicadas por la asociación china del control de armamentos, las cuales aparecieron en las librerías locales recientemente. Éstas se agregan para intensificar los intercambios entre Pekín y Washington acerca de las ambiciones en asuntos sobre el espacio.

El pasado mes, el Presidente Chino Hu Jintao respaldó públicamente la oposición de la Federación de Rusia a los planes de los EE.UU para establecer un sistema de defensa anti-misiles que incluyera bases en el este de Europa.

Aunque, oficiales del Pentágono han justificado sus esfuerzos para fortalecer la seguridad espacial de los EE.UU, argumentando las actividades de China.

El General de la Brigada de la Armada del Comando Estratégico de los EE.UU. Jeffrey Horne comunicó al panel del Congreso, el pasado mes que:
“Pekín esta depurando “agresivamente” su habilidad para derribar satélites, así cómo otras capacidades espaciales.

Horne añadió que los Estados Unidos deben “proteger pro-activamente nuestras capacidades espaciales”.

Entre los fabricantes de armamentos pendientes de los esfuerzos espaciales de los EE.UU, se encuentran Lockheed Martin Corp., Boing Co. y Northrop Grumman Corp.

El experto militar chino, Wu, dijo que su país era la víctima y no el autor en el conflicto.

Wu escribió; “Dominado por la idea de la dominación absoluta del espacio exterior, una potencia importante está haciendo una queja significativa sobre la dominación del espacio, está creando rivales y está provocando la confrontación”.

(Edición por Nick Macfie y Bill Tarrant)

http://www.reuters.com/articlePrint?articleId=USPEK20699720080602

CLINTON Y OBAMA CUESTIONAN EL PLAN DE BUSH DE DEFENSA ANTI-MISILES EUROPEO

Por: Janine Zacharia

4 de Abril (Bloomberg) – Los candidatos presidenciales democraticos, Barack Obama y Hillary Clinton cuestionan la lógica del despliegue del sistema de defensa anti-misiles en el este de Europa, antes de que la tecnología sea probada.

Sus críticas vinieron un día después de que la organización del Tratado del Atlántico Norte endosara el plan de la administración de Bush para construir una estación de radar en la República Checa para seguir los misiles balísticos que pudieran ser lanzados desde Irán. El sistema incluiría también 10 interceptores de misiles instalados en Polonia.

“El Senador Obama da la bienvenida al progreso en defensa anti-misiles fuera de la cumbre de la OTAN, y denota con aprecio la consolidación compartida entre nuestros aliados para tratar este desafío” El portavoz de la campaña de Obama, Bill Burton, dijo en un correo electrónico.
“Ahora debemos asegurarnos de que no nos apresuremos en el despliegue de tecnología que no ha sido probada”.

Polonia todavía ha de convenir formalmente al uso de su territorio y a la construcción de la estación puede que no comience hasta que el Presidente George W. Bush deje la oficina, dejando potencialmente dicha implementación del plan a la próxima administración.

Clinton preguntó si dicho sistema podría proteger a aliados de EE.UU. en Europa contra una amenaza de misil y si la cuestión mereció las tensiones que puso ante la alianza transatlántica.

“Senador Clinton da la bienvenida al hecho de que la OTAN ha desarrollado una posición unificada para ayudar a disuadir y a prepararse para las amenazas a su seguridad,” El Director de Seguridad de la campaña nacional Clinton, Lee Feinstein, dijo en un correo electrónico. “Desafortunadamente, el acuerdo en la defensa de misiles alcanzada en la cumbre de Bucarest ha resultado en un significativo — e innecesario — coste a la armonía de la alianza, y ha dado a Rusia una oportunidad de dividir la OTAN.”

ACERCAMIENTO CRÍTICO

“El acercamiento de la administración Bush sobre la defensa anti-misiles – compra antes de probar – no ha reforzado nuestra propia seguridad o la de nuestros aliados,” añadió Feinstein.

Ambos, Obama y Clinton dicen que la administración Bush realizó un pobre trabajo de consulta con los aliados de la OTAN acerca del sistema.

El Senador John McCain, candidato republicano a la presidencia, “apoya los esfuerzos para proveer un sistema anti-misiles efectivo que ayudará en la defensa de nuestros aliados Europeos de amenazas externas” y cree que el programa merece un apoyo bipartidista en los EE.UU., según dijo el Director de Política Nacional y Política Exterior de McCain, Randy Scheunemann, en un correo electrónico.

El tema de la defensa anti-misiles sin duda será tema de discusión entre Bush y el Presidente Ruso Vladimir Putin, en el que sea seguramente su próximo y último encuentro cara a cara en el ya común lugar de encuentro Ruso del Mar Negro, el 6 de Abril.

Putin dijo hoy a los reporteros en Bucarest que los EE.UU. han comenzado a auspiciar las preocupaciones Rusas sobre el sistema de defensa anti-misiles, permitiendo a los inspectores Rusos el acceso a las localizaciones del este de Europa y a retrasar la puesta en marcha del escudo hasta que una amenaza de un misil Iraní se materialize.

Levantando las perspectivas de un acuerdo cuando se encuentre con Bush, Putin dijo:
“Nuestras preocupaciones con respecto a nuestra seguridad se han oído”.

Para contactar al reportero sobre éste artículo: Janine Zacharia en Washington en jzacharia@bloomberg.net

Artículo original (en inglés): http://www.bloomberg.com/apps/news?pid=20601085&sid=a8hovdCEehHE&refer=europe

En Contexto: Gasto Militar de los EE.UU. frente al Resto del Mundo

Cuando salió a la luz la petición del gasto militar de los presupuestos para el 2009 del año fiscal de los EE.UU., Travis Sharp y Christopher Hellman compararon el gasto planeado de otras naciones para el año 2008; permitiendo así la comparación del gasto militar estadounidense con el del resto del mundo.

Porqué el número representando a EE.UU. parece tan alto, cuando el presupuesto anunció $517.9 (Billones) para el Departamento de Defensa?

Desafortunadamente, los número del presupuesto pueden ser algo confusos. Por ejemplo, las peticiones del presupuesto del ejercicio económico de los EE.UU. para el gasto militar no incluyen los costes de combate (los cuales son peticiones suplementarias que el Congreso aprueba de forma separada).

Los presupuestos para armas nucleares recaen bajo el Departamento de Energía, los cuales para el año 2009, son de $29 billones.

El coste de la guerra (Iraq y Afganistán) esta estimado en ser cercano a $170 billones para el año 2009, por si solo. Christopher Hellman y Travis Sharp también discutieron la Petición del gasto del Pentágono del Ejercicio Económico para el año 2009 y denotaron que “El Congreso ha aprobado ya cerca de $700 billones en fondos suplementarios para operaciones en Iraq y Afganistán y unos adicionales $126 billones del año fiscal del 2008, los cuales quedan todavía por aprobar por La Casa y el Senado, para las inversiones para la guerra”.

Además, otros costes como el cuidado de los veteranos, el cuidado sanitario, la ayuda y el entrenamiento y las operaciones secretas, recaerán bajo otros departamentos o serán contados de manera separada.


La frustración de los confusos números parece haber golpeado un nervio sensible para el Centro de Información para la Defensa, concluyendo; “Los artículos que la prensa de todo el país están publicando hoy estarán llenos de número (del gasto militar) al primer decimal; parecerán precisos. Pocos serán precisos, muchos serán incompletos, algunos de ellos ambos. Peor aún, algunos de nosotros seremos incapaces de decir que números son demasiado altos, cuales son demasiado bajos y cuales serán tan ridículos como para que pierdan significado.

– Winslow T. Wheeler, What Do the Pentagon’s Numbers Really Mean? The Chaos in America’s Vast Security Budget, Center for Defense Information, February 4, 2008

Comentarios sobre los datos obtenidos recientemente, Chris Hellman, denotó que cuando se ajustan a la inflación, la petición para el año 2007 junto a la requerida para armas nucleares de la petición del gasto del año 2007, éstas exceden la media del gasto por el Pentágono durante la Guerra Fría, para unas fuerzas militares que son un tercio más pequeñas que las de hace tan sólo una década. (PDF)

Generalmente, comparado con los niveles de la Guerra Fría, la cantidad del gasto militar en la mayoría de las naciones se ha reducido. Por ejemplo, el gasto militar global se redujo de $1.2 Trillones en el año 1985 a $809 Billones para el año 1998, aunque en el año 2005 ha vuelto a incrementarse hasta un (1) Trillón de Dólares. El Gasto de los EE.UU. hasta las peticiones del año 2009, puede que se haya reducido comparado con los niveles durante la era de la Guerra Fría aunque todavía se sitúan cerca de los niveles de la Guerra Fría.

Aquellos que apoyan el enorme gasto militar de América, a menudo argumentan que el uso de dólares “crudos” no es una medida justa, pero que en su lugar debería ser per capita o como porcentaje del producto interior bruto (GDP), e incluso entonces los números del gasto dejaría de lado el hecho de que los EE.UU. proveen estabilidad global debido a su alto gasto y permite que otras naciones eviten dicho gasto. De todas maneras, tal y como denota Chris Hellman,


“Vincular el gasto militar al producto interior bruto (GDP) es un argumento utilizado frecuentemente por aquellos que apoyan presupuestos militares más altos. Si se compara el gasto militar (o cualquier otro gasto para esa área) al producto interior bruto nos dice lo que supone esa carga de dichos gastos para la economía estadounidense, pero no nos dice a su vez nada en cuanto a la carga que suponen $440 Billones para el contribuyente estadounidense. Nuestra economía podría aguantar un mayor gasto militar, pero la cuestión hoy, es si los actuales niveles del gasto militar son necesarios y si dichos fondos están siendo dirigidos a las prioridades apropiadas. Además, tales comparaciones se hacen solamente cuando la economía es sana. Es inverosímil que ésos que discuten que el gasto militar debe ser cierta porción del producto interior bruto (GDP) continuarían frente a su posición cuando la economía fuera inesperadamente debilitada, requiriendo así dramáticos recortes militares.”

– Chris Hellman, The Runaway Military Budget: An Analisys, (PDF)
Friends Committee on National Legislation, March 2006, no. 705, p. 3.

En cuanto al alto gasto que permite a otras naciones gastar menos, a menudo se trata de parte de una teoría que apoya la hegemonía global, siendo positiva para el mundo. Siendo éstas concedidas, otras naciones en dicha posición desearían probablemente poder dominar el mundo tanto como sea posible, como lo han hecho imperios a través de la historia.

Sin embargo, si esta hegemonía y estabilidad globales significa realmente estabilidad positiva, la paz y la prosperidad para el mundo entero (o la mayor parte) es subjetiva. Es decir, ciertamente la hegemonía en ese entonces, y sus aliados beneficiados de la estabilidad, de la paz relativa y de la prosperidad para sí mismos, pero a menudo ignorados en esto es si las políticas perseguidas para sus ventajas cría desprecio para los demás (en la era moderna que puede comparar “contra-anti-Americanismo”, recurriendo al terrorismo y a otras formas de odio.)

Desafortunadamente, más países poderosos también han perseguido políticas que han contribuido a la pobreza, y a veces incluso derrocando democracias novatas en favor de dictaduras o de democracias más maleables. (Osama Bin Laden, por ejemplo, formaba parte de una enorme militancia islámica animada y entrenada por los EE.UU para apoyar a la lucha contra la Unión Soviética. Por supuesto, estos extremistas estuvieron muy contentos de recibir crédito para luchar y echar a los Soviéticos de Afganistán, nunca siendo conscientes, cómo no se podría haber llevado a cabo sin su a menudo llamado “gran satán”, el cual era un amigo convertido a enemigo!)

Así que la teoría de la “buena” hegemonía global puede ayudar a justificar el alto gasto e incluso la estabilidad para muchos otros países, pero no es necesariamente aplicable a todo el mundo. Para ser justos, esta crítica puede también ser algo simplista, especialmente si un imperio se encuentra en contra de un competidor con ambiciones similares que amenaza con polarizar el mundo y donde a menudo, las respuestas son difíciles de encontrar.

Pero incluso para la enorme economía de los EE.UU., el enorme gasta militar pueda no ser sostenible a largo plazo. Observando las tendencias del gasto militar, SIPRI añadió que el masivo aumento en el gasto militar de los EE.UU. han sido uno de los factores que han contribuido al deterioro de la economía estadounidense desde el año 2001.

SIPRI prosigue diciendo que, “Además de su impacto directo del alto gasto militar, hay también efectos indirectos y más a largo plazo. De acuerdo a un estudio que contempla dichos factores, el conjunto de los costes pasados y futuros hasta el año 2016 para los EE.UU. para la guerra en Iraq se han estimado en $2267 mil millones.”

Artículo Original (en Inglés):
http://www.globalissues.org/Geopolitics/ArmsTrade/Spending.asp#InContextUSMilitarySpendingVersusRestoftheWorld

Alto militar ruso, desilusionado con propuestas de EEUU sobre defensa antimisil

Alto militar ruso, desilusionado con propuestas de EEUU sobre defensa antimisil: “Moscú, 17 de octubre, RIA Novosti.

El jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, Yuri Baluievski, parece sentirse desilusionado con la reciente visita de Condoleezza Rice y Robert Gates a Moscú porque, en realidad, no aportó propuestas novedosas en materia de defensa antimisil (DAM), tema que sigue siendo objeto de divergencias entre Moscú y Washington.”

(Via RIA Novosti.)

Economía y Seguridad para una Nueva Era Espacial

(Extracto)

Las sociedades a lo largo y ancho del planeta muestran una gran preocupación por la Paz. Existe la intención de alcanzarla pero, debemos recordar que estamos inmersos en el negocio de la guerra. Toda la economía del planeta está sujeta a la centralización de la energía y la industria de la guerra. Solo tenemos que analizar detenidamente los hechos que se repiten una y otra vez en cuanto a la fórmula de la economía de la guerra. La fórmula, de hecho es muy clara y sencilla; es la siguiente: Se debe localizar e identificar un enemigo. Algo que ya hemos visto tantas veces que apenas lo tomamos como extraño. Desde los soviéticos, pasando por los japoneses, hasta llegar al terrorismo internacional y descentralizado. Lo siguiente es deshacerse de las viejas armas. Después se prueban las nuevas y se preparan los presupuestos de las siguientes. Por eso es virtualmente irrelevante que las sociedades se manifiesten en contra de los conflictos bélicos ya que, existen contratos y presupuestos que se deben llevar a cabo. Para ellos, la fórmula debe continuar.

El problema es alcanzar un escenario de paz real y basado en la cooperación internacional. Para ello, necesitamos acciones reales, es decir leyes internacionales que nos permitan realizar los cambios necesarios para, mediante las mismas infraestructuras, transformar y re-dirigir la industria armamentista; que supone conjuntamente con la centralización de la energía, el motor de toda la economía global.

Ya que casi la totalidad (3/4) de la industria espacial ha sido lanzada desde y por plataformas militares, algo que por otro lado debe ser así ya que; no estamos hablando de desechar esas infraestructuras ni tecnologías sino de re-dirigir los esfuerzos y los fondos para desarrollar, investigar y probar todos esos proyectos de armas que no queremos sobre nuestras cabezas, en proyectos, productos y servicios directamente aplicados a poner soluciones a las diversas crisis que nos envuelven.

Debemos tener en cuenta que los fondos destinados a la industria armamentista no sólo provienen del sector militar, sino de las universidades, laboratorios y demás departamentos gubernamentales y industria privada. Lo que se conoce como el “military-industrial complex”, el complejo entramado tan preocupadamente nombrado por Eisenhower, al final de su mandato en 1961.

Es importante no entrar en detalle sobre a que tipo de armas nos referimos. El Tratado para la Preservación del Espacio especifica ya, la prohibición de cualquier tipo de armas de destrucción masiva y a cualquier otro sistema armamentista basado en tecnologías espaciales. Esto quiere decir también que se prohibirá cualquier sistema para alcanzar y/o destruir cualquier objeto espacial, que se encuentre en la atmósfera o en superficie, sea de la naturaleza que sea.

Dichos sistemas y satélites militares que están hoy en órbita de una manera operativa, pueden ser utilizados para monitorizar la Tierra y el Espacio. No sólo para verificar y garantizar que la prohibición se mantiene sino para analizar el planeta siempre con fines pacíficos y con la intención de ofrecer soluciones a problemas tan básicos como necesarios para un desarrollo sostenible; como la observación de las cosechas, los movimientos de población y demás servicios que podríamos estar llevando a cabo desde hace décadas y de una manera más positiva y abundante. Podemos crear nuevos sistemas y servicios, miles y miles de nuevos puestos de trabajo, siempre desde una cooperación internacional extensa.

Bajo la premisa de la defensa, se están llevando a cabo los procesos para mantener dicha fórmula para la guerra en un proceso irreversible. Se trabaja a marchas forzadas para establecer las subvenciones, las inversiones y las tecnologías para que las armas basadas en tecnologías espaciales sean una realidad, mucho antes de que podamos saber de que se tratan y para qué las queremos. Conste no estamos hablando de grandes sistemas espaciales ya que, desde tan solo tres localizaciones en la órbita, se puede alcanzar cualquier punto de la superficie del planeta. Dichos sistemas de armas son desestabilizadoras, innecesarias, extremadamente costosas y no nos protegerán de nada en absoluto. En definitiva, no las necesitamos. Todo estos esfuerzos por desplegar armas en el espacio son una clara actitud para controlar y dominar el planeta. Dicha actitud, es tan peligrosa como las mismas armas.

Por eso debemos tomar las decisiones oportunas, ahora que todavía estamos a tiempo.
Es cierto que muchos científicos piensan ya que, dichas armas han sido desplegadas. Esto no es así, ya que todavía no existe un satélite en órbita que porte armas. Los satélites todavía trabajan el sector de la comunicación, la navegación y el reconocimiento.

Como iniciativa pionera e increíblemente importante en el escenario geopolítico actual, debemos tomar conciencia de la importancia de la preservación del espacio para así, transformar la industria de la guerra en una industria pro-humana, directamente aplicada en la creación de nuevas soluciones frente a las crisis humanitaria y ecológica.

Los Estados Unidos están llevando acabo los esfuerzos necesarios para el despliegue de armas basadas en tecnologías espaciales; y según documentos militares oficiales esto comporta el “control del espacio” y el “dominio” del planeta. Paul Wolfowitz, representante parlamentario de Donald Rumsfeld, actual Ministro de Defensa de los Estados Unidos, dice en Octubre de 2002; “El espacio es la última frontera y nos ofrece opciones muy atractivas, no sólo en cuanto al sistema de defensa anti-misiles sino toda una amalgama de misiones militares y civiles”. En 2004, la Fuerza Aérea de los EE.UU. cita literalmente que su estrategia es la de “dominar” y “controlar” el espacio.

Desde la Iniciativa de Defensa Estratégica o SDI-Strategic Defense Initiative, de la administración Reagan, el término acuñado “Star Wars”, para denominar los programas y agendas para lo relacionado con las armas en el espacio, se ha mantenido hasta nuestros días. De hecho, desde que George W. Bush y Richard Cheney están en el poder, los esfuerzos por desplegar armas en el espacio han ido en aumento. Con literalmente billones de dólares de los impuestos fluyendo anualmente para la investigación, el desarrollo, la prueba, la producción, construcción y despliegue de armas en el espacio con la única meta de controlar, dominar y desestabilizar el mundo mediante el miedo y la desinformación.

Es evidente que nunca alcanzaremos un verdadero escenario de paz, usando más armas. Imaginemos cuantos problemas resolveríamos destinando los esfuerzos, recursos y fondos actualmente enfocados en la industria de la guerra, en por ejemplo; sistemas para la observación de las cosechas, observación y reconocimiento geológico, de movimientos de poblaciones, la gestión de recursos como el agua y miles de otras aplicaciones y servicios que pueden y deben ser impulsados por un mundo en paz y por un desarrollo sostenible. Es a través de dicha “nueva” economía por la cual podemos comenzar a equilibrar la balanza y erradicar la pobreza poco a poco.

Cambios tan grandes imponen respeto pero, más miedo debe darnos no hacer nada al respecto. Debemos tomar conciencia de la gravedad de la situación y asumir las responsabilidades que nos ha tocado vivir, nos guste o no, debemos resolver ciertos problemas para poder continuar con la vida, tal y como la conocemos.

En términos económicos, el redireccionamiento de los enormes recursos y fondos destinados a la industria armamentista, puede y debe ser vislumbrado como la única respuesta a todos nuestros problemas; ya sean de ámbito humanitario o ecológico. Una solución que nos permitirá continuar con las infraestructuras actuales que forman nuestras sociedades complejas. El colapso del actual sistema economico-energético, además de estar garantizado por diversas razones evidentes, no supondrá sino el principio de una nueva era basada en la cooperación internacional, una gestión coherente de la abundancia y por la justicia. Según Ana Marie Gomes (Portugal), Vicepresidente del Comité de Seguridad y Defensa en el Parlamento Europeo; sólo en la Unión Europea, se gastan un poco más de 5 billones de dólares en proyectos espaciales militares y civiles. “Europa no desea, ni ve la dominación del espacio como una meta, ni para si misma, ni para ningún otro Estado Miembro o Nación”.

¿Existe alguien que no desee un mundo en paz, trabajando unido para alcanzar un desarrollo limpio y para todos? Bien, parece ser que las grandes corporaciones, fabricantes de armas y proveedores energéticos, disponen de unos intereses a escala planetaria que no están dispuestos a dejar pasar. ¿No es esto un crimen en contra de la Humanidad?

Es mediante el Acta de Preservación del Espacio y el adjunto Tratado para la Preservación del Espacio que podemos implantar la pieza de legislación necesaria para no solo prohibir las armas en el espacio por la paz en la Tierra, sino para además transformar la industria de la guerra y los actuales sistemas de defensa en todo un abanico de nuevos productos y servicios, generando millones de puestos de trabajos para esta nueva era en la que nos adentramos que supone tan gran paradigma; la era espacial cooperativa y pacífica que transformará la humanidad.

El Tratado para la Preservación del Espacio establecerá una agencia nueva y única para el mantenimiento de la paz en el espacio y en la Tierra, monitorizará el espacio, la atmósfera y la superficie e impondrá una prohibición permanente de las armas basadas en el espacio; dicha agencia proporcionará además, un nuevo camino para el complejo industrial y militar en su expansión en el espacio, sin armas y con la intención de crear nuevos mercados, productos y servicios para el nuevo escenario de cooperación internacional; frente al nuevo paradigma que supone la nueva era espacial.

Proporcionando un tremendo abanico de posibilidades, abundantes beneficios y oportunidades ilimitadas; el reto de la cooperación internacional, libre de armas, guerras y amenazas, supondrá un verdadero escenario de paz en el cual podremos re-dirigir los esfuerzos hacia proyectos pro-humanos y directamente aplicados en las diversas soluciones frente a las crisis ecológica y humanitaria.

Publicado por Ian T. Cruz